Nace el Laboratorio Interdisciplinario sobre el Cambio Climático de la UIB

Con la finalidad de potenciar la difusión, docencia, investigación y transferencia de conocimientos sobre el cambio climático

El Laboratorio Interdisciplinario sobre el Cambio Climático de la UIB (LINCC UIB) está formado por miembros de los departamentos de Derecho Público, Economía Aplicada, Filosofía y Trabajo Social, Física, Geografía, Biología y Química, y del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA). Todos ellos profesores y/o investigadores en materia de cambio climático en la UIB y el IMEDEA (CSIC-UIB).

El Consejo de Dirección de la UIB aprobó su creación (Acuerdo ejecutivo de 24 de octubre) y hoy sus miembros se han reunido por primera vez y han elegido por unanimidad el equipo directivo del Laboratorio, formado por el doctor Damià Gomis Bosch, catedrático de Física de la UIB, que es el director; el señor Pau de Vílchez Moragues, profesor de Derecho Público de la UIB, que es el subdirector; y la doctora Catalina Torres Figuerola, del Departamento de Economía Aplicada, que es la secretaria.

Funciones del LINCC

Entre los objetivos del nuevo laboratorio está la transferencia de conocimiento, establecer vínculos con actores relevantes en materia de cambio climático fuera del ámbito académico (administración, sector privado, sociedad civil, etc.); iniciar y fortalecer líneas de investigación interdisciplinarias en materia de cambio climático; participar en redes de investigación, así como en eventos públicos y medios de comunicación, a fin de dar a conocer el trabajo sobre cambio climático realizado en la UIB; dirigir trabajos de fin de grado, máster y doctorado y proponer estudios y cursos de especialización, entre muchos otros.

Por otro lado, la UIB inició hace unos meses el proceso de admisión como miembro observador de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y en el caso de ser finalmente aceptada, el LINCC representaría nuestra universidad en las actividades que organiza, como las COP que tienen lugar cada año para avanzar en la lucha contra el calentamiento global.

Todos somos vulnerables al cambio climático, pero las islas lo son aún más, por la limitación de sus recursos, la escasez de agua, la dependencia de los medios de transporte con el exterior o el impacto que puede tener el aumento del nivel de mar.

Ante esta situación, el LINCC nace con la vocación de servir de punto de encuentro de todos los ámbitos de conocimiento de la UIB que trabajan sobre el cambio climático, que es un problema global de naturaleza transversal. Además, el Laboratorio quiere servir de puente con el mundo no académico, con la sociedad, las instituciones públicas, las organizaciones sociales y el sector privado, ya que la implicación de todos los actores es indispensable si queremos dar una respuesta adecuada a una de las amenazas más graves para la humanidad y el resto de seres vivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *